Palabras 2.0: Storytelling

Me muevo a través de diferentes webs, y en muchas llevan ya tiempo asegurando que la creatividad y la innovación serán las dos soluciones para salir adelante, que las empresas tienen que diferenciarse para encontrar su hueco. Introducen palabras nuevas en inglés, y repiten en cada post, artículo o vídeo, que no hace falta una gran inversión para atraer a los socios e inversores adecuados para nuestro negocio, que el producto que es único fracasa porque no conecta con el público, que el que se parece al mejor fracasa, porque no es el mejor, pero el que es como el mejor, pero resulta que lo supera en calidad o rebaja su precio, ese es el que triunfa. Esas palabras acompañan a una presentación limpia, diseñada en un programa que incluye espectaculares motion graphics, vídeo y sonido a modo de sala de cine, una voz desde detrás de un micrófono da pasos lentos por el escenario, frente a un auditorio repleto de variado público: desde corbatas y camisas de gemelos a peinados de desaliñado planificado con varios piercing y tatuajes, mucho iPhone, mucha tableta y mucho “trajeado” de toda la vida reconvertido en emprendedor 2.0. Casi todas las palabras se repiten, una y otra vez, buscando enganchar al que lee o al que escucha.

Algunos ponentes alaban los idiomas y las ingenierías, otros nombran el Camino de Santiago o un viaje a la India como métodos para encontrar soluciones más allá de nuestros límites habituales; finalmente llegan los que dentro de la sala proponen las humanidades como disciplinas que nos ayudarán a salir de la crisis, ensalzan los saberes filosóficos, elegir las palabras precisas de algunos periodistas y filólogos. Fuera de la sala todo eso carece de importancia, de la más escasa capacidad productiva, en favor de ingenieros fiscales o mentes informáticas. Como si de una película se tratara, todos inician la historia tras una breve presentación del protagonista, implicando al auditorio mediante preguntas del tipo de los monólogos del Club de la Comedia. El orador (speaker) hace una breve pausa, y entre el público se despiertan algunos aplausos, los primeros tímidos, luego seguros: ha tocado una cuerda sensible dentro de cada espectador con una situación del pasado, nostálgico o reciente, en la que todos se identifican en mayor o menor grado. La historia continúa hacia un final donde se abrirán las nubes, despejando en los cielos del saber, y tras los destellos del sol, una brillante moraleja. Justo al lado y en voz baja, alguien pronuncia la palabra storytelling. Es la nueva forma que quieren tener las marcas para acercarse a las personas por la vía emocional de una forma más honesta y sincera; no deja de ser un narrador, pero ahora con planes a corto, medio y largo plazo, y con un objetivo: ganar confianza. Y florecen los libros y las webs en las que lo explican con todos sus usos (storytelling político, para ventas, para coaching -otro palabro-).

Fin.

Acerca de vizmaq

Tratamiento de textos profesional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: