Diseñador y maquetador

Para la mayoría de mis amigos, y para algunos clientes, lo que hago es diseño, pero para mis colegas de trabajo, que ven lo que me entregan y lo que devuelvo terminado, mi trabajo no es diseño. Las diferencias son muy importantes: las decisiones que toma el diseñador son fundamentales; cabeceras, formas de logotipos, tipografías, colores, estilos de caracteres, formatos de fotografías o ilustraciones, es el director artístico del proyecto a imprimir (o a publicar en web u otros formatos), y quien da las directrices a seguir por todo el equipo (o por la persona) que se encargará de llevar a cabo la idea. Para mí, eso es el diseñador, el director de arte, es el comunicador que elabora y transmite el concepto a través del trabajo impreso, quien define las partes que compondrán el mensaje, el que toma las decisiones que los maquetadores ejecutaremos, con la muestra de algunas páginas de ejemplo. El asunto es que luego hay que adaptarse a los cambios que ocurren en las sucesivas páginas, y ahí hay que tomar otras decisiones, de mayor o menor entidad, siempre dentro de la lógica que nos ha venido dada, para seguir en todo lo posible lo que el diseñador nos ha dictado. Esto no siempre está exento de problemas. Por ejemplo, ¿todas las fotos tienen un tamaño enorme en el ejemplo pero el texto no se puede colocar?, pues habrá que buscar una solución sin variar “intocables”.

Por mi parte, mi trabajo como maquetador se limita a interpretar el diseño y ejecutarlo, de adaptarlo al proceso de la imprenta, de que todo vaya como debe ir, cuatricromía o Pantone, textos bien colocados, paginación correcta, sin viudas ni huérfanas, con las imágenes tratadas y/o recortadas, con tipografías, con calidad para no desperdiciar tiempo en sucesivas correcciones. Con una sola prueba de ferros debería bastar para empezar a tirar.

Digamos que me encargo de la parte técnica, mientras que la creativa me la entregan solucionada. Aunque es verdad que si me piden diseñar una pieza que puedo considerar a mi alcance por mi experiencia (no una campaña de publicidad, pero sí una composición para una página, o una revista de barrio, un díptico, un tríptico, una tarjeta), no suelo decir que no.

Estas son las diferencias que para mí existen entre diseñador y maquetador. A lo mejor hay otras que me he olvidado, y otras que no conozco o que no las veo tan claras. Si ya has leído hasta aquí, puedes comentar para explicar cómo lo ves tú.

Acerca de vizmaq

Tratamiento de textos profesional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: