La página

A la hora de enfrentarnos a una página para leer, valoramos inicialmente con un vistazo rápido si nos resulta atractiva, y vemos: imágenes si las lleva, colores, huecos en blanco, márgenes, párrafo largo o corto, diálogos, tipografía, interlineado. Por esto se intenta que la mancha sea organizada y atractiva (en imprenta, se le denomina mancha a la forma de tinta que se ve sobre el blanco del papel). En prensa y revistas, se cuida mucho al lector, ya que de la cantidad de ellos depende la publicidad que permitirá a la publicación subsistir (ya veremos cómo evoluciona esto) o no.

Por ejemplo, el uso de calles (espacio en blanco entre párrafos de la misma noticia) y corondeles (línea que separa dichos párrafos), o párrafos justificados o a bandera, sirven para mostrar al ojo humano un orden agradable (frente al caos de algunas publicaciones que siguen viendo en la inspiración punk de los 70 un signo de novedad). Por cierto, el párrafo corto es más legible, cansa menos la vista y permite que no se nos pierda la línea que seguimos al leer.

La utilidad de los márgenes, además de para hacer garabatos o anotaciones, es también la de ordenar. Me gustaría destacar que el margen interior de cada página en la mayoría de los casos supone la mitad del exterior, ya que al abrir el diario o la revista, veremos su anchura duplicada. De este modo se da la sensación de continuidad del texto. De lo contrario, las páginas parecerían alejadas, desconectadas, y se desperdiciaría papel (economía medioambiental). Sobre el margen inferior, en los libros se deja un espacio mayor, para que el lector no se vea entorpecido por sus propios pulgares, con los que sostiene su lectura, mientras que en los diarios y revistas la sujeción es más lateral.

Hoy los diarios se maquetan e imprimen a una velocidad que hace menos de 20 años no era posible. La tecnología de las rotativas permite que se puedan sacar a la calle millones de ejemplares impresos en negro o en CMYK.

Al fin y al cabo, si no fuera porque hay lectores, no habría nada que publicar, así que hay que darnos facilidades, ya sea con una tipografía legible y agradable, con un papel y unas tintas de calidad (no hace mucho tiempo que se sabía si uno había estado leyendo el periódico por tener negras las yemas de los dedos).

Sé que me quedo corto, pero se puede seguir ampliando información mediante los enlaces a Glosario Gráfico (del maestro Gusgsm, a quien he agradecido muchos días en los últimos años que me sacara de alguna pifia), y otras páginas que iré recogiendo más adelante.

Gracias por la idea de la entrada, Ana.

Acerca de vizmaq

Tratamiento de textos profesional.

  1. Yo es que siento verdadero placer físico cuando manejo los periódicos y algunas revistas. Cuando los compro me aseguro de que están en “estado de revista” y me desagrada encontrar periódicos en los bares desmadejados no pudiendo evitar reorganizar las páginas, alinearlas, estirar las que se han doblado antes de leerlas.
    Si estoy en una sala de espera no cojo revistas que hayan perdido las portadas o estas estén demasiado desgastadas. No lo hago por escrúpulo sino por que me encanta el olor a papel nuevo, a tinta impresa, la textura de una hoja de papel al que podemos degustar todo su gramaje intacto…
    Ver los párrafos alineados con las fotos, las dobles columnas que sumadas dan el ancho de las imágenes, los píes de foto de igual longitud son orgásmicos. Adoro que no haya líneas que separen sino la cantidad de blanco exacto….
    Por eso con el blog sufro mucho. Antes de la “mudanza” editaba con programas de Mac (iWeb) las páginas. Hacía lo que podía. Conseguí un aspecto limpio y ordenado, pero había un inconveniente: no entraba nadie. No existía para los buscadores. Jamás nadie dejó un comentario. Lo hago para mi (pensaba yo). Tonterías.
    Cuando salté a WordPress enloquecí buscando una plantilla, e incluso hoy, viendo la tuya, tan limpia y ordenada siento dudas de haber acertado. A menudo hago pruebas con otras buscando aquel orden y limpieza que tanto me gustaban. Me desespera no saber cambiar el ancho de página, “clavar” la medida de la foto con el ancho de texto, controlar la separación de las líneas o incluir otras tipografías…..
    Soy un esclavo de lo practico. Gozo mucho, pero también sufro como un burro atado a una noria.
    Un abrazo, Víctor.

  2. Esto es una enfermedad Gracias Izala, lei y descubrí cosas que no sabía, como por ejemplo que el tamaño de las márgenes tienen una razón… y que además ¡pueden producir orgasmos!. Increible. Qué maravilla. Un abrazo.

    • Perdoname Josélu pero no puede evitar leer tu comentario ni escribir lo que escribí y como fue en un blog ajeno no pude deshacer lo escrito. Yo no sufro tanto por las margenes, como por lo imprudente…

      • Hay divergencia de opiniones entre los anatomistas respecto a cuáles son los límites anatómicos del ano, pero en general se consideran los siguientes:

        Por arriba, el límite es una LÍNEA circular, la LÍNEA anorrectal, LÍNEA dentada o LÍNEA pectínea. En esta LÍNEA se separa el recto de la piel, el endodermo del ectodermo.
        Por debajo, en el periné, el ano está limitado por la LÍNEA anoperineal. La zona de periné que rodea a la LÍNEA anoperineal se llama MÁRGEN anal……

        ¿Puede alguien negar que un una página, llena de líneas y márgenes hay sexo?🙂

        No hay nada que perdonar, Ana, en todo momento percibí tu comentario como simpático y lleno de “buen rollo”.
        Gracias Víctor por abrirme a las claves de mi excitación. Un abrazo a los dos.

      • ¿No hay más notas al margen?

  3. Me alegra mucho que algo tan aparentemente anodino como el diseño de una página levante tanta actividad en los teclados.

    Por una parte, Joselu, gracias por la clase de anatomía. Conocer el cuerpo hasta el nivel de detalle viene muy bien: nunca sabe uno cuándo le va a hacer falta. Por otra parte, lo del orden es una preocupación que puede ser enfermiza, pero qué le vamos a hacer. Yo no hago nada para remediar semejante mal, todo lo contrario, lo disfruto algunas veces, y otras muchas lo sufro, pero no puedo evitar pecar de perfeccionista (y esto no significa que no cometa algunos errores, sólo que soy muy exigente conmigo mismo).

    Por cierto, lo de WordPress es un gran avance para los blogs, pero respecto a la plantilla, antes de elegir la que ves, vi muchas, algunas mejores, pero me quedé con la más sencilla.

    Y sí, Ana, en todo lo que implica una utilidad, hay una mente y una mano humana que ha organizado previamente las cosas, preocupándose de que eso que va a salir lo haga en las mejores condiciones. Siempre que tengas algo impreso en tus manos, será algo que ha pasado antes por muchas manos y algunas mentes pensantes.

    Muchas gracias a los dos por la conversación, sois ciertamente unos conversadores muy amables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: