Escritura con originalidad

En este tiempo de espontaneidad, de correos electrónicos y SMSs (esemeeses), la escritura ha cedido miles de kilómetros de terreno a la ignorancia, a la dejadez, baja la lectura, y el nivel de las lecturas, porque el lector no exige mucho. El lenguaje escrito, ese que queda indeleble, que se leerá impreso por los lectores, requiere cuidado por parte del redactor, novedoso en el asunto y quizás el tratamiento, un esfuerzo casi siempre poco valorado, pero hay muchas ocasiones en que saber escribir mejor que otros es una posibilidad de mejora laboral, de orgullo materno, o al menos de subida de autoestima.

Algunos consejos básicos: emplear un léxico ajustado, no usar los tópicos que estamos hartos de leer y de escuchar, no repetir expresiones ni palabras cada poco tiempo…, son algunos consejos básicos, pero ¿cómo lo hacen esos que escriben varios artículos a la semana y ser siempre frescos, ocurrentes, y ofrecer cada día una columna periodística con -a veces más, a veces menos- calidad literaria?

Cinco opciones que recomiendo al redactor:

1.- Cuenta una historia original y, si no, cuéntala a tu manera y con tus palabras.

Una de las características de la literatura es la forma que se les da a las historias: una historia como la de la película Alta Fidelidad, puede ser ridículamente aburrida, pero el narrador tiene una forma muy dinámica de contarla, a base de TOP 5 de su vida que van y vienen en el tiempo.

2.- Cuenta una historia original y, si no, métele unos personajes que enganchen.

En la misma película, Jack Black me cae fatal, pero es fundamental para que me guste la historia. Hay personajes que, sin ser especialmente amables, hacen un placer una película. O una serie. Ahora pienso en el doctor Becker. Odioso, pero espectacular.

3.- Mirar desde un punto de vista original.

El punto de vista del narrador en primera persona emociona bastante más, porque se logra la comunión con el lector, pero ahora mismo me acuerdo del punto de vista de la cucaracha humana de La metamorfosis de Kafka, pero hay en la literatura, en la considerada de calidad, muchos más ejemplos.

4.- Busca un asunto del que sepas mucho y lleva una situación cotidiana al exceso más exagerado.

Muchos autores que son a su vez profesores aprovechan su experiencia para contar historias, y como ya hemos leído/visto/oído cientos de historias de ese tema, lo exageran para hacer algo nuevo. Otro excelente ejemplo, y con éxito reconocido, es El método Gronholm.

5.- Recuerda que el público es amplio y heterogéneo, así que lo heterogéneo llegará a más gente

Cuando se escribe una historia, conviene hacer una planificación inicial, y ajustarla al público lector, que es quien manda. Llevo un par de meses enganchado a Big Bang, y es un ejemplo interesante: una joven camarera y un grupo de 4 amigos cerebros con talento, muy aficionados a todo lo que ahora se mete dentro del mismo saco de lo friki (cómics de Marvel, Guerrar de las Galaxias, Señor de los Anillos, etc.) tienen una relación de amistad, pero no hablan todo el rato de protones, ni de software (aunque sí hacen guiños con humor). Principalmente, son 5 personalidades y su interacción. A mí me engancha, y soy de letras, y para nada friki, creo. En cambio, algunas series o libros o películas, pecan de perseguir con artillería pesada al público que quieren, y aburrir y desesperar a todos los demás. Ejemplo: Sexo en Nueva York.

Cuando no hay que escribir informes, recursos de alzada, o denuncias, se puede practicar un poco con estos consejos que pueden parecer obvios, pero cuando te los enumeran tienen más sentido.

Acerca de vizmaq

Tratamiento de textos profesional.

  1. Cuanta razón en lo que dices. Hay muchísimo escrito sobre la evolución que está “sufriendo” la palabra escrita. Y sorprende ver cómo hay detractores de lo que está ocurriendo y fanáticos defensores de que esto ocurra.
    Es casualidad que no tengo ningún amigo que sea maestro, sin embargo en multitud de ocasiones he sentido la desesperanza de quienes se dedican a la educación al comprobar cómo sus alumnos redactan los exámenes igual que cuando envían SMS.
    Sin ser un experto en el tema yo siento que esto no va bien. Entiendo que el lenguaje ha de evolucionar y acomodarse a las nuevas formas de vida. Pero el problema es que equivocamos estas formas de vida al imprimirles obsesivamente velocidad e inmediatez.
    Disfruté mucho con el libro de Carl Honoré “Elogio de la lentitud” y su propuesta del Movimiento Slow y que si no conoces ya, te recomiendo con todos los respetos.
    Particularmente redacto absolutamente todos mis SMS con todas las palabras, letras y acentos (que puedo o sé –aquí fallo mucho-) y me cuesta sobremanera leer los que escriben los hijos de mis amistades.
    En fin. Que no está uno ya para jeroglíficos.
    Tomo buena nota de la entrada de hoy, a la que es seguro que volveré.
    Un abrazo, Víctor. Gracias.

  2. No sé, quedo preocupada, son varios asuntos, entre los que están mil preguntas que me hago. En mi caso, intento cumplir con lo que dices. El punto de partida es una pregunta, algo que me inquieta y desde ese punto comienza mi busqueda que casi siempre acaba en primera persona y por lo tanto en un punto de vista muy personal. Pero no quiero caer en monologos, ni en introspecciones. Es como caminar sin resbalar… en tacones de aguja, ¡Que horror!

    • Bueno, Ana, tú no tienes problemas para escribir con originalidad. No he leído mucho por ahí (en cuanto a narrativa de ficción, cuentos…) que me parezca tan digno como lo que presentas en tu blog.
      El empleo de la primera persona es muy útil para atraer al lector, que se identifica antes con el narrador. Pero tanto tus historias como los personajes, y tu forma (casi poética) de que se sucedan los acontecimientos engancha incluso más. Espero que escribas y presentes lo que escribes con la cabeza bien alta, porque así debes hacerlo.
      No resbalas en absoluto.

      • Izsala, ¡voy a construirte un altar!
        Hace una semana me propusieron hacer un libro (una pequeña editorial, de una amiga) y yo dudo, porque pienso que es mi amiga y no es imparcial y me quiere bien… pero tambien ver los resultados del blog, leer los comentarios y ahora esto… Mi cuello que es largo ahora parece, parezco un dinosaurio sonriente (ojo, Barnie no tiene el cuello largo). Bueno, además venía de unas evaluaciones de editoriales pésimas (las evaluaciones, pero despues eso y esto, pienso que ellas son las pésimas). Un abrazo y mi gratitud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: