Sobre el párrafo

El párrafo es una herramienta fundamental para la organización de un texto, así como la puntuación, para mostrar un aspecto ordenado, para ayudar al lector a no perderse en la lectura, sirve para construir el pensamiento progresivamente, para hacer una pausa, para organizar lo que se está diciendo. Crear un párrafo no es algo para dejar al azar, hay que ponerle unos límites, que serán distintos según el canal (impreso o web), según la tipología del texto (un ensayo admite mejor el párrafo largo que una noticia), y el lector (para la literatura infantil, así como para la web, el párrafo corto, y con una idea -como máximo- por párrafo).

Historia. Cuando se escribía en pergamino, dada la carestía del material, el párrafo era largo para aprovechar al máximo. No existía preocupación por la imagen, sólo por el contenido. Incluso se escribía sin espacio entre palabras (pero eso es otra historia). Existe un símbolo tipográfico para marcar un nuevo párrafo, que muchas veces coincidía con un nuevo capítulo. El párrafo se inicia con mayúscula y se finaliza con punto y aparte.

Aspecto visual. El párrafo es una unidad que da una idea de lo pesado o lo solemne de una página: un solo bloque aburre; seis bloques cortos y uno enorme, también; treinta líneas que conformen los mismos párrafos tampoco atrapan al lector adulto, en cambio, seis bloques equilibrados animan más a leer el texto que un título atractivo (y si en el título aporta algo de interés, mejor aún). Una buena estructura contribuye a la claridad informativa, pero un aspecto claro gana lectores que apreciarán o no esa estructura.

La estructura. Los párrafos se aprovechan correctamente como bloque informativo por medio de elementos conectores. Tras ese enigmática etiqueta se esconden conjunciones, adverbios, frases completas, que relacionan el párrafo con lo explicado hasta el momento, o preparan al lector para la nueva información. Se utilizan para hilar la secuencia como quiere el autor, relacionando ideas anteriores de manera consecutiva, causal o adversativa con los siguientes argumentos.

Clasificación. Por su aspecto, podemos encontrar párrafos clasificados con tres criterios: como unidad compositiva (a bandera izquierda, derecha, justificado a uno u otro lado), presentación, o como unidad conceptual (según la redacción de la información, inductivo, deductivo).

Para finalizar, quiero recomendar un enlace con consejos interesantes sobre cómo ayudarse de los párrafos. Visto aquí.

Espero que te sirva de ayuda.

About these ads

Acerca de vizmaq

Tratamiento de textos profesional.

  1. Sigo aprendiendo con tus “posts” y te confieso que me pone nerviosa saber que solo escribo de oido. Tengo una ortografía horrible…, creo que mi cerebro es visual y la zona del lenguaje apenas la estoy estrenando, pero disfruto mucho cuando logro algo.Me reta. (esto parece una confesión)

  2. Todos escribimos como mejor nos parece al oído, y lo vamos modificando según lo que leemos de otros. Yo no escribo con un estilo definido, pero sí noto que intento imitar lo que me parece bien de otros cuando me dedico a algún cuento. Lo que escribo aquí son utilidades, creo sinceramente que son útiles para ir progresando en la escritura.
    Segunda alma abierta en la zona de comentarios.
    Un saludo, Ana, y muchas gracias.

  3. Hola Victor. Te leo y me dan ganas de ponerme a escribir. Muchas gracias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: